Sex Devil

La Mujer De Tus Sueños 26 [Archivo] - Voyeur Azteka

PDA

Ver versión completa : La Mujer De Tus Sueños 26


ojodepayaso
20-sep-2007, 11:28
No te desesperes, loco, todo va a andar bien

La Veintidós, además de ser una hermosa morocha de ojos
profundos, es una de esas personas que, cuando te deja que la
conozcas bien, te das cuenta de que es dulce, inteligentísima y
carismática. Pero como no deja que la conozca casi nadie, la gente
cree que es todo lo contrario. La gente dice que es rara. Y algo de
razón tiene. No es una chica convencional y fue la única que se avivó
de algo no convencional en mí: yo, al revés que todos los tipos,
manejo despacio en Buenos Aires. Ya lo dijo el Lole: “El que sabe
manejar verdaderamente, en la ciudad maneja despacio”.

Ella no solo vio algo que me diferenciaba del resto, sino que
además se dejó encantar por esa condición. Hacía ya tiempo que
éramos novios, cuando me confesó que la seducía muchísimo mi
manera de manejar. Sí, escuchá: la excitaba que yo condujera
despacio, que la llevara tranquila y relajada a todos lados, que nunca
perdiera el control y que, ni a punto de chocar, me desesperara.

Los únicos casos en los que la desesperación puede ser válida, es
en aquellos en los que existe riesgo de muerte. Como esa vez que,
hacia el fin de la segunda guerra mundial y en plena retirada del
frente, venían cuatro alemanes en un blindado, escapando de tropas
Aliadas por un camino de una sola mano. Por el lugar podía circular
un solo vehículo a la vez. Cuestión que estos tipos tenían a los
Aliados atrás y no se cómo, pero se avivan de que el camino está
bloqueado adelante y de que si no quieren caer prisioneros, tienen
que volver sobre sus pasos y tomar otro camino. Tenían que hacerlo
rápido, antes de que la división de Aliados les cerrara el paso. La
marcha atrás no era opción, porque, al ser un blindado era muy lenta
y los iban a capturar igual. Y el vehículo no podía girar y dar la vuelta
porque, como dijimos, el camino era muy estrecho. Los cuatro monos
se bajan y envueltos en pánico, cazan uno de cada punto, levantan el
blindado, lo dan vuelta y salen rajando en sentido contrario. Tipo

dibujitos animados. Zafan. Llegan a sus líneas. Héroes. Termina la
guerra. Los reúne un diario para que cuenten cómo zafaron. Van al
lugar en un blindado igual al que tenían cuando estaban en el frente.
Cazan cada uno de una punta y, obvio, no lo mueven ni un
centímetro. ¿Única explicación posible? El pánico; la desesperación
por conservar la vida.

Pero en la vida cotidiana, es mejor no desesperarse y conservar la
cabeza fría. Pensar y controlarte es algo que seduce a las chicas. Te
ven seguro de vos y les da seguridad a ellas.

Cuando la invité a salir por primera vez, María me contestó que
estaba de novia. Era obvio que iba a ser así. María es luz. María es
amor que desborda. María está bárbara. Yo, en lugar de
desesperarme como cualquier papanatas, y aunque me volaba la
cabeza, me mantuve sereno y le contesté –Bueno. Al menos ya sabés
que tengo onda con vos.

No reaccioné despechado ni le basureé al novio.

Eso le encantó. Se dio cuenta de que yo era un tipo distinto. Y
terminamos juntos.

Si me hubiese desesperado, ¿qué ganaba? ¿Sufrir, romperme la
cabeza, amargarme? ¿Con qué sentido?

Además, ¿viste cómo se pone la gilada cuando pierde el control?
Parecen unos zombies. Los más machos andan lloriqueando por los
pasillos; los más cool, se emborrachan para disimular que no les
interesa nada; los más tímidos gastan fortunas en el cabaret…
Cuando te vas de pirata, tenés que buscarte gatos buenos, copados,
de esos que te dicen “Ay, ¡mi amor! ¡Pará, por Dios, que me voy a
enamorar!”, en vez de andar apurándote para que pase el siguiente.

Cuando te desesperás te convertís en el tipo que no querés ser. El
tipo que ella no quiere que seas. Un inseguro, perseguido, molesto,
celoso, frágil. Y a las minas no les gustan los tipos así.

A las chicas les gustan los tipos que tienen todo en control de
verdad. Los hombres que deciden y que saben lo que quieren. Los
hombres seguros de sí mismos, que las hacen sentir seguras,
protegidas, contenidas. Y para estar seguro de vos mismo, tenés que
ser vos mismo. Tal como sos. Bueno. El principio de estar bien con
vos es no desesperarte por nada.

¿Te cuesta llamar la atención? ¿Te cuesta sacarle una cita?
¿Arrancarle un beso?

Tranquilo. Si se da, perfecto. Y si no se da, es nada más porque no
se tenía que dar en ese momento y posiblemente se de más
adelante. Tené en cuenta que para que entre luz no siempre basta
con levantar la persiana, algunas veces además hay que esperar a
que se haga de día. La desesperación te lleva a hacer estupideces de

las que te vas a arrepentir más adelante y te van a jugar en contra
en el futuro. No te desesperes, loco; todo va a andar bien.

MORRIS.BRO
20-sep-2007, 11:29
Muy Bueno Bro...... Te La Rifaste Chido Aporte