Crema de Camote

La Mujer De Tus Sueños 22 [Archivo] - Voyeur Azteka

PDA

Ver versión completa : La Mujer De Tus Sueños 22


ojodepayaso
20-sep-2007, 12:22
El príncipe azul

La escena se repite casi todos los días de mi vida: estoy solo por
entrar o salir de un lugar y viene hacia mí una señora mayor, señora
o señorita. ¿Qué hago? Le abro la puerta y la dejo pasar delante.
Todo un caballero. Nueve de cada diez mujeres no me dicen nada
absolutamente. Entonces, una vez que pasó y en voz ciento por
ciento audible por toda la concurrencia del lugar, le mando un “De
nada” y me quedo mirándola. ¡Off side! Nueve de cada diez
reaccionan abochornadas, pidiendo disculpas, diciendo un “Gracias”
tardío, balbuceando algo.

Es hermoso ver sus caras culpables.

Es grandioso ser caballero a ultranza; te lo aseguro.

Billetera mata galán. Caballero mata billetera.

Las mujeres no se resisten a un tipo educado, fino, galante, con
clase, considerado. Y eso no tiene nada que ver con la guita.
Cualquiera puede ser caballero, aunque no tenga un mango.

Hast al más bruta del condado se emboba cuando un tipo le abre
la puerta y la deja pasar primero. Más aun si ese tipo pertenece a
una clase social media o baja. El impacto es mayor, porque no lo
esperan de nosotros. Y seguimos sorprendiendo…

A todos nos gusta que nos traten bien. Cualquier mujer sueña con
ser la princesa de un príncipe azul, aunque sea muy íntimamente y
aunque lo niegue. Todas adran a un tipo galante. Y los tipos y ano
son galantes. Qué triste. ¡Y qué oportunidad!

Después te dejo una lista de galanterías fuera de moda que te
harán sorprender inmediatamente a todas las chicas.

Sí. Hay una manga de giles que dice que todo esto es una
pelotudez. Lo dicen porque les da vergüenza hacerlo. La verdad es
que la primera vez puede darte algo de cosita, pero cuando ves los
resultados, te vas animando solito y es maravilloso. Si te cuesta,
podés practicarlo con cualquier mujer a tu alrededor. Conocida o
desconocida. Lo mejor es una amiga o prima. Acordate de mirarla a

la cara. Y si es una amiga de ella, mejor. Son actitudes que las minas
comentan entre ellas. Así que guarda con hacérselas a tu chica nada
más y a sus amigas no, porque vas a quedar como un salame.

Aquí una lista incompleta de galanterías:

Abrirle todas las puertas que tenga que atravesar y dejarla pasar
adelante.

Dejarla pasar primero a todo lugar que se desplacen.

Caminar por el lado del cordón, dejándole el interior de la vereda.
Hacerlo en forma muy evidente para que lo noten.

Si van a bailar a un boliche, caminar delante para que no se la
lleven puesta.

Bajar primero las escaleras, por si se tropieza.

Tenderle la mano para ayudarla a bajar del bondi o cualquier
escalera, escalón, desnivel, etc.

Quitarle y ponerle el abrigo.

Correrle la silla para que se siente y se pare.

Cuando alguien llega y vos estás sentado, parate para saludar; en
especial si es ella.

Saludar a otras personas al entrar o salir de lugares cerrados
(como un ascensor).

Saludar amablemente al iniciar una conversación con
desconocidos, especialmente si uno está preguntando algo.

Cuando estás con ella y aparecen otras personas, presentarla sin
dudar.

Ahora, bien. El curso de príncipe azul se complementa con algunos
detalles de la vida cotidiana que nunca están de más, sobre todo en
etapas de seducción de la dama en cuestión.

Como, por ejemplo, cómo morfar.

Al igual que en palacio, en un bodegón o en tu casa, le corrés la
silla para que se siente y se pare, como ya dijimos. Me masticás
inexoramente con la boca cerrada. Tragás antes de hablar. Me
agarrás los cubiertos por la parte posterior del mango y no por la
anterior. Si los levantaste para empezar a comer, nunca más en la
vida me los apoyás en el mantel. Mientras no estés cortando o
llevándote el trinche o la cuchara a la boca, me los apoyás sobre los
bordes del plato. Me suprimís, en forma definitiva, los monda. Vos le
servís de comer y me la mirás a los ojos cuando habla, atento como
si estuviese charlando de fóbal.

Y para el final, dos temas álgidos.

El primero es “el otro”. “El otro” es su novio, ex novio u otro
pretendiente como vos. Nunca se debe cometer la grasada de hablar
mal, ni descalificarlo. Aunque le haga las cosas más terribles. Menos

aun, si le hace las cosas más fantásticas. Porque nunca en la puta
vida van a pensar que si lo criticás es porque realmente lo que hizo te
parece criticable. Siempre tu opinión se va a desvalorizar porque, al
tratarse de “el otro”, va a tener una sospecha de despechado, celoso,
mierdero.

En esta situación, lo mejor es no opinar. Le decís que no vas a
opinar de él por razones obvias. Como mucho, si el pataelana la está
fastidiando, le podés recomendar cómo hacer para que deje de
hacerlo. Sólo le solucionás el problema. Pero no hablás mal del tipejo
nunca. No te metas en donde no te corresponde. Dejá que se
arreglen solitos entre ellos dos. Hay que tener huevos para no
meterse, pero los resultados son mucho mejores. Te va a respetar
más y a mirar como a un tipo derecho, honesto. Y todas quieren a un
tipo honesto al lado.

El otro tema es que, como bien dice Sandro de América, “un
caballero nunca habla sobre las mujeres con las que estuvo”. Si es
absolutamente necesario, lo poco que se habla debe ser positivo.
Pensá que ella siempre va a pensar que si hablás de otras, vas a
hablar de ella. Y a nadie le gusta que hablen de uno a las espaldas, y
mucho menos con las nuevas parejas. Porque ese “hablar” se
convierte en “criticar”, automáticamente.

Vos sé positivo. Sé buena onda. Te vas a sentir mejor.

Eso es ser caballero.

Acordate que de caballero a príncipe hay un solo paso.