Crema de Camote

La Mujer De Tus Sueños 16 [Archivo] - Voyeur Azteka

PDA

Ver versión completa : La Mujer De Tus Sueños 16


ojodepayaso
20-sep-2007, 11:01
El dinero… siempre el dinero

¡Igualdad entre el hombre y la mujer! Proclaman las feministas.
Cuando en una reunión se juntan un machista y una feminista es
peor que si juntaran un hincha de Boca y uno de River, un turco y un
armenio o un radical y un peronista.

Y si encima cada uno tiene detrás suyo una banda de seguidores
de su mismo sexo que se prenden en el debate, ni hablar.

En muchas ocasiones, las conversaciones comienzan en joda pero
luego se van calentando y varias veces terminan para la mierda.

-¿Vos le cambiás los pañales a tu hija? –le preguntó una feminista
en medio de una simpática pero no por eso menos efusiva discusión a
mi amigo Claudio.

-Ni en pedo –respondió éste sin dudarlo un instante.

-¿Y por qué no? ¿O acaso no es también hija tuya?

-Lo que pasa es que con mi mujer tenemos un acuerdo: ella
cambia los pañales sucios con caca y yo cambio las gomas del auto
cuando se pinchan.

Porque ellas pretenden la igualdad, pero sólo en los casos que les
conviene.

Cuando un hombre con mucho dinero se divorcia, a la mujer le
corresponde la mitad de todos los bienes. Y para todo el mundo eso
es normal, es lo lógico, es lo que está bien. Ahora si la que tenía la
plata era ella y él al separarse pretende llevarse la mitad de todo,
entonces es un vago de mierda, hijo de puta que se rascaba las
pelotas mientras ella laburaba y no merece llevarse ni el Magiclik.

Es que no hay nada que hacer. No somos iguales. Y por sobre
todas las cosas no tenemos los mismos intereses.

Los hombres sabemos que si queremos tener bienestar económico,
nos tenemos que romper el culo estudiando, trabajando, etc.

Las mujeres en cambio, saben que si quieren vivir en una súper
casa en un country, tener tres autos (uno de ellos una 4x4), un
barco, una casa en una zona balnearia, varias mucamas y mandar a

sus hijos al Northlands o al San Andrés, lo único que tienen que hacer
es levantarse al hombre indicado y casarse con él.

Cuando paseamos por Re****ta, San Isidro, etc, nos quedamos
locos con las bellezas que vemos pasar, cosa que no sucede cuando
andamos de rotation por “Villa Garlacha” o por el barrio “Los Mocos”.

¿Alguna vez se pusieron a pensar por qué las minas más lindas
viven en zonas bacanas?

Porque las minas lindas se casan con tipos con plata, que las
llevan a vivir a esos lugares y luego tienen hijas que se parecen a la
madre, y así es como los barrios patucos se van llenando de
bombones que te parten la cabeza cuando andás por sus calles,
mientras que en Villa Garlacha o el barrio Los Mocos irán quedando
las fuleras y su descendencia.

Todo eso hace que a la hora de elegir, las mujeres tengan muy en
cuenta el aspecto económico, sobre todo a partir de cierta edad, en
donde comienza a aparecerles el signo pesos en los ojos, como a los
dibujitos animados, cada vez que se les acerca un tipo.

No las critico por eso. Si yo fuera una mina y encima estuviera
bárbara, ni en pedo me enganchaba forever con un piojo, solo porque
me gustara físicamente, si de todas maneras con el tiempo se va a
poner tan viejo, panzón y rompe bolas como cualquier otro.

Pero lo que también haría si fuera una mujer es asumir que las
cosas son de esa manera y no andaría por ahí hablando boludeces.

El hecho es que si tenés plata, la cosa se te va a simplificar y
mucho.

Si compraste este libro porque te cuesta levantarte minas y sos
millonario, bueno, llegaste a la parte que te interesa y si querés
podés leer la próxima frase y tirarlo: “Hacé que ella se entere de que
tenés mucha plata”.

Pero si tu caso es exactamente lo contrario podríamos bien decir:
“Houston… tenemos un problema”. Porque como dijimos antes, las
mujeres tienen la posibilidad de programar su estilo de vida en el
futuro con el simple hecho de elegir a un hombre.

“Yo lo quiero por lo que es” me dijo un día mi amiga Andrea,
refiriéndose al novio.

¿Qué era? Un boludo con guita que le daba todos los gustos.

-¿No te molesta que las mujeres se te acerquen sólo por tu dinero?
–Preguntó uno una vez en no me acuerdo qué película.

-Mirá, a mí el dinero no me lo regaló nadie. Lo conseguí yo solo y
no fue fácil. Así que no solamente no me molesta, sino que estoy
muy orgulloso de que las mujeres me quieran por lo que tanto
esfuerzo me ha costado obtener –respondió el otro.

De todas maneras, bajo ningún punto de vista tenemos que tomar
una mala situación económica como algo determinante. Porque si
bien tal vez no podamos mostrar un presente lujurioso, sí podemos
dejar entrever un futuro envidiable.

Es fundamental que a esa mujer que querés conquistar le hagas
ver que tenés hermosos proyectos que van a cambiar tu vida.

Matías no tenía un mango ni para llevarla a tomar un helado. Un
día charlando en la casa de unos amigos, donde ella estaba presente,
contó que estaba estudiando cine, que pronto dirigiría un corto
financiado por Brujmbldum, con el que concursaría en el festival de
“La Pichota”, lo cual le abriría las puertas al maravilloso mundo del
espectáculo.

La mina ya se imaginaba que si le daba bola sería la novia de
Spielberg, cuando en realidad lo único que él hizo fue asistir dos
veces a un curso de dirección de cine de dos meses de duración que
dictaba la asociación de fomento del club del náufrago.

Los proyectos reemplazan al dinero. Si no tenés dinero, tenés que
tener proyectos. Y si no los tenés, tenelos.

Porque sin dinero ni proyectos, no solo no te levantás minas. No te
levantás vos mismo.

Vamos a suponer que estás en un momento jodido en el cual no
tenés un mango, ni trabajo, ni proyectos. Bien, es hora de empezar a
armar algo en tu cabeza para demostrar que tenés algo más para
ofrecer que tu físico, tu simpatía y tu originalidad, que si bien son
fundamentales, en algunos casos tienen que ir acompañados de otra
cosa.

Proyectá, pensá, imaginá.

“Estoy escribiendo un guión para una película”.

“Estoy haciendo un curso de timonel”.

“Estamos por abrir una empresa de asesoramiento en comercio
exterior y voy a comenzar el curso de despachante de aduana”.

“Estoy empezando a escribir un libro sobre el apareamiento de los
marcianos”.

Si no tenés actualmente un buen pasar económico pero estás
estudiando, ella te va a tener posicionado en su mente como un
futuro abogado, contador, médico, ingeniero o licenciado en algo. Si a
esto le sumamos un proyecto interesante, real o inventado, vamos a
darle un plus a su imaginación.

Levantarla es muy probable que la levantemos igual, utilizando los
métodos relatados en este libro, pero sin dinero ni proyectos nos va a
durar lo que un globo arriba de una hornalla.

Poné ya mismo en marcha tu imaginación. Armar un proyecto que
la impacte es sencillo y gratis. Con sólo crearlo dentro de tu mente
este proyecto, como tal, ya estará existiendo. Llevarlo a cabo o no, es
otra cosa.

No es errado decir que el dinero no trae la felicidad pero provoca
una sensación tan parecida que casi nadie puede notar la diferencia;
lo importante es que tengas en cuenta que el vil metal no es
determinante para levantar mujeres. Los buenos proyectos pueden
reemplazarlo perfectamente, al menos para llevar a cabo el levante.

Después, no sé… Vemos.