Sex Devil

La Mujer De Tus Sueños 14 [Archivo] - Voyeur Azteka

PDA

Ver versión completa : La Mujer De Tus Sueños 14


ojodepayaso
20-sep-2007, 09:49
Las que deciden son ellas

-¿Me pongo la remera azul de “Paula” o el tapado negro largo?

-La remera azul te queda bárbara.

-No, mejor me pongo el tapado, porque me lo regaló Mechi.

-¿Y para qué mierda me preguntás, si ya lo tenés decidido?

Es otra de las preguntas sin respuesta para un hombre. ¿Será otra
de sus maneras de hacerte sentir como un pelotudo? ¿Será que nos
están facturando a todos los hombres, ese lugar relegado que le
dejaron en la historia del mundo nuestros antepasados machistas?
¿Será que es la forma que tienen de decidir las cosas, y que
ancestralmente llevan en su genética?

Eva a Adán: -¿Así que no somos iguales? OK. ¡No sabés lo que vas
a sufrir para coger!

Y de ahí en más, cagamos todos.

Porque las muy turras son capaces de transmitir, de generación en
generación, órdenes para cagarnos. Quizá sea a través del
amamantamiento.

O tal vez en algún momento de la vida, a cada mujer, otra más
grande la sienta y le dice:

-Marcelita: este momento es trascendental en tu vida y en la de
todas nosotras las mujeres… Tenés que jurar que jamás hablarás con
un hombre sobre esta conversación que vamos a tener.

Y Marcelita jura.

-Los hombres tienen que creer que el parto duele –continua
diciendo la mayor.

-¿Y no es así? –pregunta desconcertada Marcelita.

-No tontita, ¿cómo va a doler? Son sólo unas cosquillas. Pero dar a
luz es una de las pocas cosas que podemos hacer y ellos no. Tenemos
que hacer que, como desde el comienzo del mundo, crean que es un
tremendo sacrificio que ellos no podrían soportar. O sea que cuando
estés en la sala de parto y la partera te guiñe un ojo empezá a gritar

como una marrana, llorá, retorcete, decí “no puedo, no puedo”, que
se yo… Lo que se te ocurra.

-¿Pero el médico no se va a dar cuenta?

-No… No te olvides que antes de ser médico es hombre. Ni él ni
ninguno podrá probar jamás que el parto no duele.

Y es así como desde hace millones de siglos nos vienen rompiendo
las pelotas con eso de que ellas pueden dar a luz y nosotros no y que
además nosotros no nos mancaríamos ese momento tan doloroso. Yo
quisiera meter cien mujeres en una isla desierta y esperar a que dé a
luz alguna.

Otra de las cosas que nos hacen creer es que fuimos los que
decidimos dar comienzo a una relación. “Me la gané”, decimos
habitualmente, creyendo que con las pilchas que nos pusimos ese día
y nuestra frase matadora final, cayó rendida. Si le hubiéramos dicho
otra cosa, o nos hubiésemos vestido de otra manera, habría caído
igual. Porque en realidad no cayó; “se tiró”, que no es lo mismo.

Germán era redactor de una agencia de publicidad y había viajado
a Mendoza a supervisar la filmación de un comercial. Su estadía fue
corta. Llegó a la madrugada y ese mismo día a la tarde estaba en la
estación de trenes para emprender el regreso a Buenos Aires.

Mientras caminaba por el andén, vió una chica sentada en un
banco al lado de un joven, supuestamente esperando el mismo tren.
Pocas veces en su vida había visto una belleza semejante. No podía
dejar de caminar de un lado al otro del andén, pasando por delante
de ella para pegarle unas disimuladas miradas y tratar de darse
cuenta de que en realidad no era tan linda como a él le parecía; pero
con cada pasada se convencía más de que lo que había visto en un
primer momento era cierto.

Al llegar el tren, la chica se despide del joven con un beso en la
mejilla y sube sola al 5to. vagón.

“Upa, que casualidad; vamos en el mismo vagón” pensó Germán.

Ni les digo entonces la sorpresa que se llevó al ver que la chica
tenía ventanilla 36 y él, pasillo 37. Dios… Qué viaje le esperaba. Ni
por casualidad pensó en que existiese siquiera la más mínima
posibilidad de lograr algo con ese bombón, pero viajar desde
Mendoza a Buenos Aires a su lado, ya era una cosa espectacular.

La chica resultó, además, bastante simpática. Se llamaba
Verónica. Al ratito de arrancar el tren, Germán le ofreció prestarle
una revista de chistes de “Cicuta” (y bueno… era lo que tenía) y
comenzaron a reírse junto de las tontas maldades del personaje.

Buena Onda.

Como a las dos horas de viaje, ya se trataban como amigos.

La noche echó su manto sobre los oscurecidos vagones de aquel
tren que como un fantasma atravesaba los campos… Bueno… No me
voy a andar poniendo en poeta… Se hizo de noche.

Ya medio agotados los temas de conversación, y como para cortar
uno de esos incómodos silencios, a Germán se le ocurre tararear una
canción.

-Ay, me encanta ese tema –dijo Verónica.

-¿En serio? –pregunta Germán sorprendido.

-Sí, de verdad. ¿Quién lo canta? –pregunta con gesto de hacer
memoria.

-Yo.

-Que tonto, dale…

-Son by four.

-Ah… Cierto… Dale… Cantalo.

-No… No… No canto bien.

-Dale, dale; cantalo, que me encanta.

-Bueno… Perdona si te estoy llamando en este momento, pero me
hacía falta escuchar de nuevo… aunque sea un instante tu
respiración…

-Ay… ¿Por qué decís que cantás mal? Me encanta como cantás –le
dice Vero.

“Esto no está pasando” piensa Germán, mientras continúa
haciendo gala de sus dotes como cantante melódico.

-¿No me cantás otra? –le pide ella al finalizar “A puro dolor”.

-¿Me vas a hacer cantar hasta Retiro? –pregunta Germnán con
sonrisita de ganador.

-Dale… -le ruega ella dulcemente -¿Sabés alguna en inglés?

-I’ve never seen you looking so lovely as you did tonight… I’ve
never seen you shinning so bright…

-Ay… Me encanta…

Y el tipo, así en voz bajita, casi al oído y en medio de la tenue luz
del vagón, se despachó con Lady in Red completa.

-¿Te gustan más las canciones en inglés que en castellano? –
pregunta Germán.

-En realidad, los temas que más me gustan son en portugués.

Él, en portugués no sabía ninguno, pero algo había que inventar.

La miró a los ojos con carita de galán y sin meditar palabra previa,
arrancó: Eu… qui de si yeitu so voce saimia brij… que soluasi qui eu
consigo describí… janiniu dolci que mi jave pri seinchí…

El tipo mandaba cualquier verdura, pero sonaba lindo… Y ella
estaba como hipnotizada.

Obviamente, luego de cantarla toda, ella le pidió otra, ya con su
cabecita levemente apoyada en su hombro.

“Soy un ganador total” pensaba Germán, sin poder creer aún lo
que estaba pasando. Él nunca había sido el rey del levante y mucho
menos, en un viaje en tren con un bombón como ese.

-Me encantan… Me encantan esas canciones –suspiraba Verónica.

Y ya que había enganchado la onda brasilera y que ella moría por
esas canciones, siguió:

-Eu prichiso chi falá… encontá di chualquie yeitu… pre sentá y
conversá… di coisas van du contuvejtuuuuu…

Agrandado el tipo, ya sentía que ese era su idioma natal.

Como al cuarto tema brasuca, Germán se decide y le pone un
beso.

“¡Tigreee, Fieraaa, Geniooo!” Pensaba sobre sí mismo, mientras se
besaban dulcemente bajo el estrellado cielo cordobés.

Que ganador. De película. Qué bien la había hecho. Qué derroche
de seducción y romanticismo. La había matado.

Ya llegando a Retiro y habiendo pasado el furor de aquel romántico
momento, venían tomados de la mano, charlando, y conociéndose un
poco más.

-¿Y vos que hacías en Mendoza? –pregunta ella.

-Vine a supervisar la filmación de un comercial. Soy redactor
publicitario.

-Ah… Mirá que lindo.

-¿Y vos?

-Yo fui unos días a visitar a mi hermano, que vive allá.

-¿Y a que te dedicás?

-Soy profesora de portugués.

Germán en ese momento sintió que pasaba de ser Luis Miguel a
Mr. Bean.

No podía creer que había estado cantando esa sarta de
pelotudeces en el momento y que ella le hubiese demostrado que
estaba enloquecida.

La mina lo que quería era atracárselo porque le había gustado y le
hizo creer que la había seducido como los galanes de las películas.

Los hombres creemos que en el momento previo al primer beso,
ponemos la trampa y ellas la pisan, cuando en realidad la ven y
ponen el pie. Se dejan agarrar.

Cuando nos levantamos una mina, es porque desde antes, ya sea
años o minutos, ellas tienen la decisión tomada.

El caso anterior nos sirve para ilustrar el hecho de que, aunque
nos hagan creer lo contrario, las que se dejan agarrar son ellas.

Germán la había conocido en ese momento, pero cuando tenés a
una mujer en la mira desde hace tiempo, es lo mismo. No tenés que
buscar las palabras exactas, la salida perfecta, la frase matadora.
Esos son sólo detalles que adornan. Lo que tenés que hacer es que
sienta curiosidad, que se fije en vos, que te vea distinto. Así es como
se enamoran.

Nosotros no decidimos nada. Las que siempre tienen la decisión
final son ellas. No nos engañemos. Lo que tenemos que hacer es
inducirlas a que la tomen.

-Bueno, -responde Marcelita- prometo seguir la tradición y no
revelar lo del parto.

-Esperá –continúa diciendo la mujer mayor-, que hay muchas más
cosas que los hombres deben creer que sentimos… ¿Escuchaste
hablar del orgasmo?